En 72 años mi abuelo nunca fue al dentista, aplico esto 3 veces y sus dientes se blanquearon.

Lo primero que toda persona ve en otra es su rostro. Para bien o para mal, la cara está totalmente descubierta y es lo más visible

de nuestro cuerpo. Cuando nos encontramos frente a una persona, es normal que queramos ser amables.

Y ninguna cosa muestra más amabilidad que una cálida sonrisa. Sin embargo, en ocasiones no queremos sonreír para que no nos ven los dientes. El deseo de ocultar nuestra sonrisa puede deberse a varios factores.

En 72 años mi abuelo nunca fue al dentista, aplico esto 3 veces y sus dientes se blanquearon.

Uno de ellos es que nuestros dientes nos hayan crecido torcidos y nos parecen feos. En este caso, lo único que podemos hacer es acudir a un dentista para que arregle nuestra sonrisa. No obstante, hay otros factores que nos hacen querer ocultar el rostro cuando hablamos con alguien.

Si nuestros dientes se han tornado de un color amarillento o con caries, nuestra sonrisa no nos agradará mucho. Esto puede hacer pensar a los demás que no tenemos una buena higiene personal o somos descuidados. Pero en realidad, es probable que tengamos los mejores hábitos de limpieza y aun así los dientes se tornen amarillos.

En 72 años mi abuelo nunca fue al dentista, aplico esto 3 veces y sus dientes se blanquearon.

Para blanquear tus dientes tienes varias opciones. Una de ellas es acudir a tu dentista para que te haga una limpieza. El problema con esto es que quizás no tengamos suficiente tiempo para apartar una cita. Tal vez no contemos con suficiente dinero para pagar este tipo de tratamientos o simplemente no queramos.

Si ese es tu caso, ya no debes preocuparte más por este asunto. Aquí te enseñaremos a blanquear tus dientes desde la comodidad de tu casa. Para ello, necesitarás mezclar ciertos productos que posiblemente ya tengas en casa. Presta atención a la siguiente información para que dejes tus dientes relucientes.

Deja tus dientes blancos y relucientes


Qué necesitaremos:

  • Vinagre de manzana (2/3 de vaso).
  • Pasta dental (de su preferencia).
  • Agua limpia (1/3 de vaso).
  • Cepillo de dientes.

Preparación y uso:

El primer paso consiste en mezclar el vinagre con el agua muy bien. A continuación nos enjuagaremos la boca con esta sustancia por al menos 1 minuto. Este proceso lo hemos de repetir 2 o 4 veces, sin olvidar frotar las zonas oscuras del esmalte con un hisopo o cotonete. El hisopo debe esta humedecido con esta sustancia antes de utilizarlo.

Después de eso, nos enjuagaremos la boca con abundante agua tibia. Ahora, procederemos a lavarnos los dientes como de costumbre con nuestra pasta dental preferida. El ciclo completo lo debemos repetir al menos 3 veces por semana.
Todos conocemos que el vinagre no deja el mejor sabor en la boca, pero vale la pena por sus resultados. Al poco tiempo, notaremos que el esmalte de nuestros dientes empieza a blanquear como nunca antes. Lo mejor de este método es que no afecta la sensibilidad de los dientes ni irrita las encías.

No pierdas más tiempo ni pases más vergüenza por tener una sonrisa amarilla. Con este método dejarás cada diente blanco y reluciente en poco tiempo. Eso sí, necesitarás ser constante con este método hasta lograr los resultados deseados.  Si piensas que esta información podría interesar a tus amigos, compártela en tus redes sociales.

Facebook Comments